El tipo de área de una perla es una idea fundamental

En el mercado de las alhajas, la perla tiene una alta consideración desde tiempo inmemorable, pero además en todas las épocas se ha asociado con los collares, el aljófar se suele manejar en bastantes piezas de joyería como broches, anillos ,gargantillas, pulseras, colgantes,etc.

El nácar que se emplea en las pulseras de plata puede mostrar diferentes condiciones además de que su grandeza es realmente una composición de algunos componentes como serían su brillo, origen, densidad y la clase de área. Además no olvidaremos el aspecto, el tono y la magnitud de el nácar.

Diversos componentes que concretan la categoría de un aljófar serán objetivos, como por ejemplo su origen, si viene de riachuelo o mar, pero algunas disimilitudes van a depender de las modas que están en vigor en esa época, como el color o el tamaño.

En todos los lugares del mundo se elaboran perlas e incluso el tipo de aljófar que se crea va a depender de el tipo de ostra que habita dentro de ese ambiente y por supuesto de la temperatura de ese área. Cuanto más extraña se considere el nácar y más complicada de conseguir bastante más importe tiene de cara a el mercado, por esta razón la pieza de agua salada va a ser menos económica que la de agua dulce.

Los pulseras de moda de peor calidad y más asequibles, se producen en torrentes y albuferas, considenrándose de color blanco pero además con poca brillantez, y sin embargo los aljófares de calidad tienen bastante más luminosidad e incluso reflejan la claridad convirtiendo su observación en una bonita escena.

El tipo de área de una perla es una idea fundamental para poder calibrar la categoría y la clase de la pieza. Tiene que ser regular, no debe tener señales, igual en el colorido pero además resplandeciente, el precio aminorará en el momento en que en su zona exterior distinguimos cortes asi como faltas que descuiden la consonancia de la joya.

La brillantez de un nácar establece su calidad .

Las perlas falsificadas que vienen con la parte exterior absolutamente homogénea diremos que son excelentes, puesto que se hacen con sistemas industriales manejando aparatos. En el caso de que descubra una gargantilla o pulsera que lleve aljófares, fijese si están impecables o tienen algunos pliegues y manchas, si sea de esa manera entenderá que las perlas son naturales dado que las piezas perfectas serán mucho más complicadas de conseguir y aunque sus nácares tengan deficiencias en ningún caso significa que la clase se considere mala.

La forma que muestra las pulseras de cuero es otro factor cuando se trata de conocer el importe, a mayor grosor el valor es superior y además suelen ser mucho más preciadas las piezas con forma circular que las curvadas.

Y por último charlaremos del colorido, conociendo que tenemos bastantes tipos al igual que todo depende de el lugar de en el que se han retirado y por supuesto de la ostra que la cria, va a ver perlas de distintos tonos, la elección depende de las modas, como ocurre con el tamaño hallamos señoras que van a estar francamente mejor llevando piezas más provocativas pero sin embargo otras chicas poniéndose joyas menos provocativas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.