Cuando exigir el cumplimiento de la garantía legal

La Garantía Legal de Automóvil ofrece  al propietario de un automóvil la tranquilidad de sentirse amparado por la ley ante cualquier deficiencia mecánica o de fabricación que pueda tener desde el momento de su compra su adquisición.

La Garantía Legal de Vehículo es regida en España por la Ley 23-2003 Garantías en Venta de Bienes de Consumo. Según esta norma los vendedores deben reconocer un plazo de 2 años, desde el mismo momento en que se ejecuta la compra, momento desde el cual es efectiva los derechos que rigen la garantía.

Como ya mencionamos anteriormente, cuando se tratan de coches de 2da mano el plazo otorgado por la garantía de ley es algo menor, pero no inferior a 12 meses, por otro lado el comprador dispone de otros 36 meses, que se cuentan desde el mismo momento en que se efectúa la compra.

Este tiempo sirve para que en él se realicen todas las acciones legales pertinentes, en el caso que la reclamación del comprador no sea atendida de manera apropiada, siendo este plazo el que delimita lo que se conoce con el nombre de garantía legal de Automóviles.

En España el Decreto Real 1-2007 del año 2017 es el que regula estos plazos de protección que se les deben dar a los compradores cuando adquieren ciertos bienes, en este caso especifico regula el plazo de protección a quien compre un vehículo, siendo los plazos mínimos los señalados en el párrafo anterior.

Con respecto a la Garantía Comercial es necesario diferenciar esta de la Garantía Legal ya que la primera solo es ofrecida en algunas marcas de vehículos y su cumplimiento se ciñe estrictamente a lo que se encuentra establecido en un contrato entre las partes, por lo que es recomendable que el comprador conozca al detalle cada una de sus clausulas.

Las garantías comerciales se expresan en documento, y son tratados como convenios particulares, estos también pueden expresarse de manera digital y recoge todos los detalles que recaen sobre el objeto en garantía.

En ese contrato debe expresarse claramente el nombre y la dirección de la empresa que debe honrar la garantía comercial por la compra del coche, pero esta garantía no puede pasar por encima de la Garantía Legal de Conformidad, la cual obliga al vendedor a entregar el coche de acuerdo a lo indicado y descrito en el contrato de venta.

La garantía comercial nunca estará por encima de la garantía legal, por lo que en ningún caso afectará los consagrados derechos de los consumidores ni otros derechos sobre la competencia de la duración o el ámbito territorial, ni afectará cualquiera de las vías de reclamación consideradas legales en el momento oportuno de llegar a necesitarlas.

En el caso de que un vehículo tenga 2 años de garantía legal y la garantía legal le conceda 4 años de garantía comercial, esos primeros 2 años se regirá por lo que establezca la Garantía legal de automóvil y los otros 2 años serán regidos conforme a lo establecido por la Garantía Comercial.

 

La garantía legal extendida

Esta es una garantía adicional que se extiende a un automóvil de manera adicional y que no es otra cosa que una extensión de la garantía legal de automóvil o de su garantía comercial y que por lo general son ofrecidas  por terceros dado a que estas son compradas tal cual como si fueran un seguro.

Cuando se adquiere esta extensión a la garantía, ya sea esta la legal o la comercial, el comprador debe tener cuidado de que esta no se superponga a las garantías que ya protegen su automóvil, causándole una inversión que no le rendirá frutos y no le cubrirá nada comparada con sus garantías vigentes.

 

Concluyendo

Para concluir se debe señalar que a la hora de comprar un vehículo es obligatorio el otorgamiento de la Garantía Legal de Vehículo no así la comercial, ya que está supeditada a la decisión del concesionario o comerciante, ya que esta aunque sea beneficiosa para el comprador, no es obligatoria y el vendedor suele ofrecerla como una opción extra.

La Garantía Legal cubre desde el comienzo todos los aspectos que se originan desde el momento en que se compra un vehículo y por el tiempo que establece la ley, y sus condiciones no es necesaria colocarlas en papel como el contrato que rige la garantía comercial, donde si es necesario hacerlo porque es condicionada a lo que diga la empresa.

La garantía legal es garantizada por la propia Ley y para ejecutarla solo bastará mostrar la fecha de compra. Y aunque para su ejecución no es necesario que en principio se ponga la ley en un contrato, si es recomendable que se informe por escrito al comprador de todos los derechos que abarca la garantía legal de automóvil.

Esto demuestra de hecho que la garantía legal, que es Ley, protege claramente al consumidor, elevando el nivel de protección que estos solían tener antes de la implementación de esta ley, que además beneficia indirectamente al sector comercial ya que le da legalidad, dignificándolo y profesionalizando creando confianza en el consumidor.

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.